Embarazo, preparación al parto y posparto

 

Lumbalgia del embarazo

El embarazo es un estado en el que la mujer sufre multitud de cambios. Estos afectan a numerosas estructuras tanto físicas como psicológicas.
A nivel muscular, la relajación de la musculatura abdominal permite el correcto crecimiento de la matriz, produciéndose una congestión a nivel pélvico, que puede dar lugar a un conflicto de espacio y a la consiguiente compresión de las raíces nerviosas. El aumento de la lordosis lumbar, provoca la hipertonía de la musculatura de la zona. Si estos factores se asocian a una musculatura glútea insuficiente y a la retracción de los isquiotibiales, puede llegar a una inestabilidad a nivel de las articulaciones sacroilíacas.
A nivel osteoarticular, la mayor secreción de relaxina, favorece a la laxitud ligamentosa, lo cual tendrá como consecuencia:

Un aumento de la lordosis lumbar.

La anteversión pélvica y horizontalización sacra.

La horizontalización de las costillas.

Unido al aumento de curvas y al aumento de peso, se produce una sobrecarga en la cara anterior de los cuerpos vertebrales, lo que favorece la presión en la cara posterior de los discos intervertebrales, presionando el ligamento vertebral común posterior facilitando la formación de lumbalgias. Ese dolor en la parte baja y central de la espalda.
Además de los cambios físicos hay otros aspectos que pueden favorecer la aparición de la lumbalgia, estos son el sedentarismo y el reposo sin motivo médico.
La fisioterapia y sus diferentes técnicas ayudan a prevenir y a mejorar el dolor de espalda en el embarazo. Las técnicas més utilizadas son la masoterapia, técnicas neuromusculares, tratamientos de puntos gatillo, técnicas osteoarticulares, estiramientos musculares (cuadrado lumbar, rotadores de cadera, dorsal ancho...).

 

Preparación al parto

Una buena preparación maternal debe incluir, una parte teórica a nivel de fisiología del embarazo y parto, lactancia, crianza…pero, también se debe incluir una parte práctica. 
Es importante el aprendizaje y la integración de la respiración en diferentes circunstancias. Conseguir una pelvis y caderas libres de movimientos para que en el momento del parto puedan colaborar activamente en el descenso del bebé en el proceso de dilatación y para que en el expulsivo, conozca el tipo de pujo que facilitará el alumbramiento. 
Es recomendable evitar la episiotomía (corte que realizan los cirujanos en el momento del parto para facilitar la salida del bebé). Para evitarlo la mujer debe tener unos músculos elásticos que resistan el estiramiento. Necesario también el masaje perineal en los últimos meses de embarazo con un entorno adecuado.

 

Recuperación posparto

Después de pasar todo el proceso del embarazo, el parto y habiendo pasado el período de cuarentena. El posparto, tiene como objetivo la recuperación de todas aquellas estructuras del organismo materno que se han visto dañadas o modificadas durante el proceso de embarazo y parto, así como la prevención de futuras patologías ( incontinencia urinaria, prolapsos…) que se pueden dar a largo plazo como consecuencia del mismo. 
Los problemas que pueden surgir después de un parto pueden ser de tipo uroginecologico (incontinencia urinaria, dispareunia…) de tipo anorectal (incontinencia fecal), así como dolores musculares y articulares. 
Si se ha practicado episiotomía, es importante recuperar la elasticidad de la piel para permitir una relación sexual coital satisfactoria. 
Si se ha practicado una cesárea, es necesaria igualmente una revisión del suelo pélvico, de la integridad de los abdominales y la cicatriz.
Un completo programa de recuperación en el posparto ayudará a la mujer. El programa consiste en:

-Tonificar y reforzar los músculos de la cincha abdominal.

-Tonificar y reforzar la musculatura del suelo pélvico (vaginal y anal), evitando incontinencia urinaria y/o incontinencia fecal.

-Corregir y prevenir prolapsos/descensos de vagina y matriz originados por la atrofia muscular.

-Conseguir un cierre vaginal óptimo que haga disminuir el riesgo de infecciones.

-Mejorar la sensibilidad al reanudar las relaciones sexuales.

-Recuperar la postura, su centro de gravedad, para equilibrar la curva lumbar y así devolver los músculos del vientre a su estado normal.

 

Contactar

 Centro Comte d'Urgell - Comte d'Urgell 168, entl. 9a - 08036 - Barcelona

 93 454 69 47

 Centro Sant Andreu - Bascònia 12 - 08030 - Barcelona

 93 346 19 76

   Pedir cita

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.